Cómo y Cuando Invertir por Dividendos


Existen inversores a favor y en contra de la inversión por dividendos. Y como en cualquier cosa en la vida, no existen únicamente los blancos y negros, sino una gama infinita de grises que son realmente lo que conforman la Vida. Invertir por dividendos no es ni mejor ni peor que otro tipo de inversión. Y todo depende del "Cómo" , "En Qué" y "Cuando" se haga.


Repartir o Reinvertir

Los beneficios obtenidos por una empresa pueden ser:

  • Repartidos entre los accionistas, o
  • Reinvertidos en el negocio y en la empresa

Y la decisión de hacer una u otra cosa debería de venir marcada por la alternativa más rentable entre ambas, para la empresa y los accionistas. Cuando una empresa reparte dividendos elevados puede ser interpretado como que no confía en las rentabilidades futuras del negocio, y piensa que los accionistas se verán más beneficiados por este ingreso. Ingreso que viene mermado por los impuestos y gastos derivados de la operación de reparto de dividendos.

Así que el accionista que recibe el dividendo no se ve tan beneficiado por ello a corto plazo. 


Invertir a largo plazo

Sin embargo, un inversor que decide invertir en una acción por sus dividendos, invierte un dinero en la compra de esas acciones pensando que le reportará un % de rentabilidad anual. Por ejemplo, si ha invertido 10.000€ en comprar esas acciones que reparten un dividendo anual del 5% espera estar rentabilizando esa inversión de 10.000€ anualmente.

¿La pega que le pondría cualquier persona sería?

  • ¿Y si el precio de la acción cae y tu inversión vale menos?
  • ¿Qué ocurre con los impuestos y gastos que tienes que pagar al recibir el dividendo y que merman tus ingresos y rentabilidades?

Y la respuesta probablemente sería que a largo plazo la Bolsa sube y que en el largo plazo habrás recibido tus dividendos anuales y habrás recuperado, también, tu inversión.

En muchos casos esto será así,.... y en otros muchos no.

Vamos a mostrar el ejemplo de Telefónica, que lleva más de 20 años sin conseguir superar máximos pero reparte un dividendo del 9,45% anual.

La evolución del precio de la acción, que mostramos en el gráfico de arriba, ha sido errático y sin tendencia desde antes del año 2000....más de 20 años manteniendo una acción que no te ha reportado, después de tanto tiempo, ninguna revalorización, o incluso minusvalías en el  precio. Y por supuesto, no es lo mismo haber comprado en A que en B.

La empresa ha estado repartiendo dividendos de alrededor de 0.2€ por acción, y lo hace semestralmente. 

Alguien que comprara a 6 €/acción actualmente estaría perdiendo el 44%, con TEF cotizando actualmente a 3.4 €/acción. Esos 10.000€ invertidos se habrían convertido en 5.600€ pero, por otro lado, habría estado recibiendo 666.67€ anuales por sus acciones, minusvalorados en los correspondientes impuestos y gastos.

Dependiendo de si se compraron las acciones en A o B, el número de acciones será mayor o menor, y nuestros ingresos anuales también.

Si el precio cae por debajo del precio de compra nuestra rentabilidad en la inversión comenzará a caer y, si sube, nuestra rentabilidad se verá incrementada, lógicamente.

Así que, a largo plazo y teniendo en cuenta que la empresa continúa repartiendo dividendos en igual medida, sería una alternativa de inversión rentable a pesar de los inconvenientes del descenso en las acciones (siempre que no sea muy pronunciado) y de la declaración de impuestos y gastos.

Por lo tanto, para una inversión a largo plazo deberíamos de escoger acciones que:

  • Muestren buenas expectativas de precios al alza en el corto y medio plazo
  • Tengan una rentabilidad por dividendo histórica buena
  • De alta capitalización

Sin embargo, en el corto y medio plazo no estaría tan claro e influirían muchos más factores.


Qué Ocurre en el Reparto de Dividendos

Cuando una empresa anuncia reparto de dividendos, se produce en 3 fechas, que son:

  • Declaration Date
  • Ex-Dividend Date
  • Payment Date

Es en el ex-dividend date cuando se hace efectivo el descuento del dividendo en la cotización de la acción.

En ese día todos los que tengan acciones recibirán el pago en el payment date, pero también verán disminuído el precio de la acción en el importe del dividendo. Lo que ingresan como dividendo, lo pierden ese día vía precio de la acción, además de los gastos e impuestos. Vaya negocio!! 

 

Oportunidades en el Corto Plazo

Estudiando el comportamiento histórico de una acción siempre que ha repartido dividendos, podemos encontrar oportunidades de trading en los días anteriores y posteriores al ex-dividend date.

En muchos activos no existe patrón alcista o bajista aprovechable, pero en otros sí que se encuentran interesantes oportunidades que pueden ofrecernos rentabilidades atractivas en muy cortos espacios de tiempo, como de 10 días antes y/o después del ex-dividend.

Un ejemplo lo tenemos en la acción del NYSE, MV Oil Trust que en los 10 días anteriores al ex-dividend sube, de media, un 8,7%. Mostramos la curva de rentabilidad media acumulada en esos días. Es la curva que hubiéramos obtenido si hubiéramos invertido durante estos 10 días antes de los ex-dividend históricamente, desde el año 2008.

Y su situación y gráfico de precios actual. 

Estas oportunidades de corto plazo, pueden convertirse en:

  • inversiones de largo plazo, si lo seguimos manteniendo
  • rentabilidades de corto plazo añadidas a nuestra cartera de medio-largo plazo
  • estrategias de trading, con las que operar cada vez que se presente el evento del reparto de dividendo.


Conclusión

Tanto en el largo como en el corto plazo, los dividendos, al contrario de lo que pueda parecer, ofrecen oportunidades de inversión y trading para diferentes tipos de inversores o traders. Tan sólo hay que saber en qué acciones hay que entrar y cuando, conociendo cómo se ha comportado históricamente.

Deja un comentario